Lactancia materna: beneficios y consejos

beneficios de la lactancia materna

29 Oct Lactancia materna: beneficios y consejos

La lactancia materna es la forma natural e ideal de alimentar al lactante. Constituye una base biológica y psicológica única para el desarrollo del niño y está sujeta a modificaciones por influencias sociales, económicas y culturales.

La leche materna es el alimento de elección durante los primeros meses de vida. Ésta cubre las necesidades nutricionales del lactante para su adecuado crecimiento y desarrollo.

Para conseguir una lactancia adecuada, hay que preparar a la madre antes y después del parto. Se les debe facilitar información a ellas y a los familiares sobre los beneficios y sobre la técnica de lactancia materna. Para ello, existen asociaciones y grupos de apoyo cuyo objetivo fundamental es dar seguridad a las madres y promocionar y difundir conocimientos actualizados sobre la lactancia.

 

Ventajas e inconvenientes de la lactancia materna

La leche materna comporta grandes beneficios para la salud de las madres e hijos.

En el niño debe ser considerada como la “primera vacuna” que éste recibe ya que lo protege contra numerosas infecciones a las que está expuesto durante el primer año de vida.

La lactancia materna reduce el riesgo de muerte en el lactante y disminuye  la incidencia y duración de  infecciones respiratorias y digestivas. Además, favorece el desarrollo psicomotor y social del bebé sobre todo en el primer año de vida.

También disminuye el riesgo de obesidad tanto en la infancia como en la adolescencia. Esto se debe a la composición óptima de la leche materna y a que los niños amamantados regulan su ingesta en función de sus necesidades, es decir, comen cuando tienen hambre y dejan de comer cuando se sienten saciados.

beneficios de la lactancia materna

La lactancia en la madre reduce el riesgo de depresión y ansiedad postparto, acelera el retorno del útero a su tamaño normal y mejora la recuperación del peso preconcepcional.

Además, disminuye el riesgo de:

  • Hemorragia postparto
  • Cáncer de ovario y mama
  • Fracturas postmenopáusicas
  • Disminución de la densidad mineral ósea

 

Con respecto a los inconvenientes, el principal que encontramos, es que requiere gran entrega y dedicación. Al principio, las tomas son más frecuentes y por la noche las madres prácticamente no duermen. Sin embargo, a los 4-8 meses la mayoría de niños ya no demanda las tomas nocturnas.

 

Contraindicaciones de la lactancia materna

Existen algunas situaciones que contraindican la lactancia materna. Entre ellas se incluyen madres con infección por el virus del VIH o por el virus de la leucemia humana de células T. La lactancia también está contraindicada en madres dependientes de drogas de abuso y en madres tratadas con fármacos quimioterápicos.

Por otro lado,si el lactante presenta galactosemia, es decir, que no puede metabolizar la galactosa (azúcar de la leche), también se contraindica la lactancia materna. En estos casos, la galactosa se acumula y provoca daños en cerebro, hígado, riñones u ojos.

Es importante señalar que la lactancia materna no está contraindicada en los hijos de madres con hepatitis  A, B o C.

 

Inicio, duración y frecuencia de las tomas

Es importante que, desde el momento del parto, la madre esté en contacto con el hijo, piel con piel. De esta manera, se favorece la producción de leche y se establece un vínculo afectivo entre ellos. En los casos de cesárea, la “subida” de la leche se demora más, por lo que es importante poner al niño al pecho lo antes posible.

Durante las primeras semanas hay que ofrecer ambos pechos en cada toma y, posteriormente, se ofrecerán de uno en uno en las sucesivas tomas.

El estímulo más satisfactorio para la secreción de la leche es el vaciamiento completo de las mamas y la succión del niño. Por eso, es importante que se vacíe al menos un pecho en cada toma.

Después de dar el pecho, hay que favorecer la salida del aire que haya deglutido el bebé.

En cuanto a la frecuencia y la duración de la lactancia materna, debe ofrecerse el pecho reiteradamente y dejar mamar al niño hasta que quede satisfecho. En los primeros días de vida la frecuencia y la cantidad de las tomas es muy variable. Al mes, ya se ha de regular el horario. Sin embargo, en los gemelos, las primeras semanas debe amamantarse a cada niño por separado y, posteriormente, a ambos a la vez.

 

Técnica de lactancia: posición y agarre del pecho

Es fundamental que el bebé tenga una posición adecuada y que agarre el pecho de forma correcta.

Con una mala posición y/o un mal agarre del pecho, es probable que el niño no reciba la cantidad de leche suficiente. Además pueden aparecer grietas  y dolor en el pezón.

A la hora de amamantar, tanto la madre como el niño han de estar cómodos. Hay que sujetar la cabeza del bebé con un brazo y colocar su cara cerca del pezón. El  niño tiene que estar enfrentado y pegado al cuerpo de la madre.

 

¿Cuándo empezar a incluir otros alimentos?

Considerando los claros beneficios, es importante promocionar la lactancia materna. La OMS recomienda lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses. Después ha de complementarse con otros alimentos ya que la leche materna no es suficiente para cubrir las necesidades nutricionales del lactante.

La introducción progresiva de los alimentos en la dieta del bebé se conoce como alimentación complementaria. Habitualmente esta alimentación se introduce  mediante papillas, y se conoce como beikost (…). No obstante, se pueden introducir alimentos no triturados, blandos y con un tamaño apropiado para el bebé para que éste los coma en base a su apetito y a sus gustos. Esto se conoce como “alimentación complementaria guiada por el bebé” o “Baby Led Weaning”.

En la actualidad cada vez son más madres las que toman la iniciativa del Baby Led Weaning. Muchos especialistas lo recomiendan ya que es una buena forma para que los niños aprendan a comer por sí mismos. Son ellos los que escogen qué y cuánto comer.

Se recomienda mantener la lactancia junto con la alimentación complementaria hasta los 2 años. No obstante, se puede mantener todo el tiempo que madre e hijo deseen.

beneficios de la lactancia materna

A pesar de estas recomendaciones, son muchas las madres que abandonan la lactancia. Entre las razones encontramos: falta de tiempo, incompatibilidad con el trabajo una vez que se acaba la baja por maternidad , estrés, ansiedad, razones emocionales, etc. También puede ser que la madre tome algún tipo de medicación que no sea compatible con la lactancia.

No siempre la razón del destete se debe a la madre. A veces es el niño el que toma la iniciativa y se va desinteresando poco a poco por la lactancia. También, en ocasiones el bebé presenta algún tipo de problema que le impide alimentarse correctamente mediante el pecho.

Independientemente del motivo del destete, la lactancia se ha de retirar de manera progresiva, reduciendo el número de tomas poco a poco. Se realizará de forma gradual siempre que no suponga ningún riesgo para la salud del niño o de la madre. En algunas ocasiones el destete resulta inevitable, ya sea por razones médicas, por una separación prolongada entre la madre y el hijo, por una emergencia etc.

Si el destete se produce de forma inmediata, es probable que la madre tenga que extraerse leche para evitar que sus pechos se congestionen y le ocasionen malestar. La extracción de la leche se realiza con un sacaleches. Éste puede ser muy útil para aquellas madres que no tienen mucho tiempo para amamantar a su hijo.

Share & Like
error
No Comments

Post A Comment

Pide cita o presupuesto